martes, 9 de noviembre de 2010

Los tres movimientos

Tengo la mala costumbre de escribir en papelitos las cosas que después voy a escribir en grande, pero resulta que esos papelitos siempre se van a la basura junto con mis boletitos del trole o con los tickets del café y los brownies Marmota y después, cuando quiero escribir, pues ya no tengo una chingada idea de lo que iba a escribir. Afortunadamente hoy tengo una servilleta que está aquí conmigo.

(i)

Mentira vital número 35:

La idea de que la gente reservada, callada y/o solitaria tiende a ser más triste que la gente extrovertida y rodeada de personas.

(ii)

Vuelta a pregunta milenaria: ¿Se han preguntado dónde están ahora mismo cosas que en algún momento estuvieron en sus manos?

Esta pregunta ha inspirado y desesperado a eruditos de todas las épocas y culturas. Se dice que hasta el propio emperador Hiroito mandó a ejecutar a un respetado filósofo de la china continental que estaba de visita en su corte por hacerle esa pregunta.

En la cultura occidental podemos citar el famoso "La vida secreta de las obras de arte" o bien "La vie reveè des anges". En fin. Juguetes, papeles, bolígrafos, lápices, billetes y monedas: objetos efímeros. También piensen en objetos caros al ánimo: manos, dedos, cabellos, fotografías; o bien, objetos importantes: credenciales robadas y perdidas, libros olvidados, teléfonos. ¿Dónde están ahora, lector esforzado, mientras lees esto?

Yo pregunto: ¿dónde carajos estará mi iPouch? En las sucias manos de qué desconocido pasa sus días, en las manos de qué sucio e ignorante neófito gasta su pantalla táctil. Finalmente, sus aplicaciones (memoria electrónica de lo que fuimos) ¿seguirán en él porque el código que le puse no lo han podido desbloquear o, por otro lado, al resetearlo a su configuración de fábrica, ese recuerdo habrá sido ya borrado? Esa y otras preguntas taladran el pensamiento de filósofos de todo el orbe.

(iii)

Hecho de la vida: las mujeres se reúnen para hablar de hombres:

Mientras me tomaba un café no pude evitar escuchar algunas frases a dos parejas de amigas: "pues ya ves que era arquitecto" -le dijo una a la otra mientras se golpeaba los muslos. "Pero no me dijiste que venía con tu prima" -reparó la otra- "Sí, pero ves que creímos que era su novio o así. Pues no, después cuando nos pusimos a platicar los tres, en un rato que él se fue a comprar cigarros, le dije a ella, así como para sacarle información: 'oye, sí está guapo tu chavo'. Y ya, ella que me dice: 'no para nada, si no es mi chavo: yo nomás lo traje, porque te quería conocer." En este momento todos en el café volteamos en dirección a un rinconcito donde las dos amigas dejaban salir de sus gargantas sendos chillidos. "¡Cómo crees!" -le dijo la amiga - "Sí, goei" -continuó su relato- "dijo que me quería conocer porque había visto mi perfil de feis una vez en la oficina y así. Y ya, le preguntó a mi prima, porque ves que trabaja ella en un despacho de arquitectos, que quién era yo, que cómo le podía hacer para conocerme, que dónde trabajaba, que si era soltera y así. Y ya, mi prima: 'pues es mi prima, se llama tal y trabaja en tal y no, no tiene novio ni nada.' Y ya, que lo invita a la fiesta de mi primo y tal. Y ya, o sea, ése nomás era el pretexto para juntarnos porque en realidad él ya sabía cosas de mí y así."


En e-s-t-e punto: gritos

y

risas que disimulaban muy mal la excitación.


5 comentarios:

GA dijo...

1. Muy cierto, muy muy muy muy cierto. Es absolutamente mentira.
2. ¿Ya tienes aipouch?
3. Obvio, aunque hay de charlas de hombres a charlas de hombres ;)

M. I. O.- A. dijo...

Me sentí en el café, en una mesa cercana, escuchando a las dos chicas hablar sobre las posibilidades de encontrar a un arquitecto "guapo" y así, a través del feis. Quizá deba de cambiar mi foto de perfil y así, o invitar a mis primas a las fiestas. Pero me da miedo que la gente sepa cosas de mí y así. Mmm... será mejor conservar el perfil de solitaria que tengo, que me hace parecer triste y así.Ah!! dónde dejé el mouse?

samuel dijo...

en el (iii) te faltó un "…y visceversa" antes de los dos puntos finales del subtítulo. O qué, a quién pretendemos engañar?

Renato dijo...

@GA, es todo cierto: estoy incapacitado para decir o escribir mentiras. No tengo iPouch, todavía.

@Chavela, fíjate que a veces creo que debí haber sio escritor profesional, ves?

@Samuel, sí, nos gusta hablar de viejas, es verdad: pero nunca en esos términos. No queremos mentirle a nadie.

Zavet Monroy dijo...

Yo me pregunto dónde estuvieron alguna vez las cosas que tengo. Y no es que tenga iPonch's ajenos o como se llamen, me gusta comprar cosas viejas e imaginarme su historia. Luego le platico a mis amigas sobre esas historias de objetos viejos, pero a muchas sólo les interesa hablar de hombres... Muy cierto. Entonces me voy feliz y solitaria con mis historias de viejos objetos.